Porque cuando un vestido habla por si sólo, no hay nada como combinarlo con un peinado y maquillaje naturales.

El vestido es de Johanna Johnson, diseñadora australiana que maneja la pedrería y el satén como nadie, y que me vuelve loca por su aire art decó, sus complementos y el protagonismo de sus espaldas.

Yo soy “fans”…y tú? 🙂

Anuncios