Otaduy nace una tarde de verano en una azotea de Nueva York, abre su atelier en Barcelona en 2011 y desde hace unos meses ya tenemos su showroom en Madrid, en pleno barrio de Chueca.

Así que en cuanto conseguimos cuadrar agendas, y con la misma ilusión que cuando buscaba mi vestido de novia, tuve la suerte de colarme entre sus vestidos y sus novias para descubrir de primera mano lo que ya dejaba ver el lookbook de su colección: vestidos, faldas y cuerpos muy cuidados, llenos de detalles especiales, para novias que buscan ese “algo más” tan difícil de encontrar.

Bambulas, plumetis, encajes, guipur, bordados en hilo de plata y oro…todo un derroche de delicadeza en una colección con dos estilos muy diferentes, uno de líneas puras, etéreo y con cierta inspiración helénica, y otro más romántico, rico en detalles y con un aire más vintage.

También tienen chaquetitas de encaje y tul y coronas de distintos estilos, que ayudan a encontrar el total look sin salir de su showroom (que por cierto enamora con su luz y sus vistas a los tejados de Madrid).

Y como no podía ser de otra manera, mis ojos y mi objetivo se perdían en las espaldas

Así que si os ha gustado, no dejéis de ver este vídeo, donde se aprecia el mimo y la sencillez con la que trabajan, y cómo esos pequeños rituales de la vida que tanto les inspiran son los que hay que saber valorar tanto en nuestro día a día como el día de nuestra boda.

Anuncios