Etiquetas

, , , , , , , , , , , ,

Un dos piezas y algo de color

Esas eran las premisas de Macarena cuando buscaba su vestido, y aunque parecían sencillas, ninguna de las propuestas que le hacían le ilusionaba. Quería un dos piezas, no un vestido que pareciera un dos piezas!

Por medio de su prima llegó al atelier de Nacho Aguayo, quien no sólo captó su idea en el acto, sino que antes de que le comentara que le gustaría un toque de color, Nacho lo incluyó en su boceto y le entusiasmó.

Los momentos previos a la boda fueron de lo más divertidos, con los sobrinos de Macarena revoloteando por la casa familiar y Mercedes Blanco, la fotógrafa que está detrás de este reportaje, supo captarlos a la perfección. Por ello se ha ganado ser una de mis favoritas! 😉

Para ellos compraron canotier en una tienda de toda la vida cerca de la Plaza Mayor de Madrid. Les costó encontrarlos, pero fue todo un acierto…estaban monísimos!!!

A juego con los tonos del bordado, Macarena eligió unos zapatos de Ursula Mascaró en ante naranja y, para no recargar el resto del look, optó por la paniculata para su ramo y la decoración de la Abadía de Cenero (Gijón), de la que se encargó El Invernadero.

Rodeados de hortensias, buganvillas y árboles centenarios, la celebración se llevo a cabo en el Real Club de Golf de Castiello, donde Macarena pasó gran parte de su infancia y adolescencia.

La madre de Macarena, elegantísima, con tocado de Mimoki.
Las mesas y el protocolo estuvieron llenos de guiños a Asturias y Valladolid, tierras de Macarena y Miguel. Pacas de paja (típicas de los campos vallisoletanos), hortensias (muy asturianas) y los nombres de los pueblos que se encuentran en la carretera que va de Valladolid a Gijón.
Las alpargatas que regalaron para el baile aren de los colores del Club de Golf y fueron expuestas en unas maletas antiguas de la madre de Macarena.

Abrieron el baile con “I wish that I could see you soon”, de Herman Düne, la banda sonora del anuncio de Estrella Damm de 2011. Una canción súper alegre que compartieron con todos sus sobrinos para desviar la atención de Miguel, que odia bailar!

Sin duda, una boda cercaca y con muchísimo estilo. Gracias a Macarena por permitirme compartirla y a Mercedes por un reportaje fotográfico tan cuidado.

Anuncios