Etiquetas

, , , , , , , , , ,

Noviembre siempre me ha parecido un mes agradecido, pues aunque ya si que no hay vuelta atrás con el frío, aún lo recibimos con la ilusión de arrancar una nueva época del año. Y desde que ha comenzado, tengo varias imágenes grabadas en la retina que me encantaría rescatar para mi boda este mes…

* Cualquiera de los montajes florales de Saipua, una empresa y flower school americana que tiene un aire barroco, melancólico y algo decadente que me vuelve loca para una boda en invierno. Aunque me cuesta elegir uno sólo de sus montajes, para estos días oscuros de lluvia me quedo con esta simulación de invernadero que han conseguido en esta sencilla carpa. En un entorno así…a quién le importa que llueva el día de su boda?

Via Saipua

Via Saipua

Si os gusta el estilo, os recomiendo el tándem Marlett y Vinca per Vinca. No tenéis más que ver aquel impresionante montaje que os enseñé hace unos meses o lo bonita que es la tienda donde Aitana tiene su rinconcito de flores en el Barrio de las Letras (Calle de León 11, Madrid).

Foto propiedad de este blog

* Para mantener ese espítiru floral, en las invitaciones, meseros y minutas habría también algún detalle con cierto aire a libro de botánica antiguo. En Querida Valentina son especialistas en papelería personalizada para bodas…os lo recomiendo si queréis hacer algo especial manteniendo la elegancia.

Via Flickr

Via The Boston Public Library

* En todas las bodas a la que he ido este año, los novios se han salido un poco de los votos tradicionales, haciendo pequeñas variaciones para dedicarse un mensaje más personal. Yo jamás me lo planteé porque me aterrorizaba el momento y sólo quería que pasara rápido…pero ahora no sólo me encanta sino que creo que me habría venido bien para tomármelo con más naturalidad!

Via Pinterest

* En mi nueva fijación por las tartas, me divierten mogollón los adornos como este. En este caso fue un diseño del novio (podéis ver la boda aquí), pero en Etsy he visto muchas opciones del estilo. Las de Ready Go son algo más sencillas pero tienen un aire retro muy chulo también.

* Las invitadas sencillas y monocromáticas. En esta época del año, más que nunca, menos es más.

Vía Ejercicio de Estilo

* El pasado domingo volví a escuchar las listas de reproducción que creé en Spotify para elegir la música de la boda…y en la carpeta de “Vals” se me apereció el Dinner Waltz de la película Deseo, Peligro, que en su día ni lo marqué como favorito pero desde entonces no puedo dejar de eschucharlo…

* A raíz de mi post sobre el terciopelo, una seguidora me habló de los álbumes de fotos de Velvet Raptor. Son caretes pero dignos de una ocasión especial. Y desde aquí lanzo la sugerencia a los fotógrafos españoles para que incluyan tapas de terciopelo en sus álbumes de bodas…que me pone un poco enferma ver tanta tapa negra!

Vía Velvet Raptor

* El ají de gallina de mi reciente visita a Astrid y Gastón me ha abierto el apetito de viajar a Perú para hacer la ruta de restaurantes de Lima que me pasó mi compañero Fernando. Uno de esos mails que me gusta interceptar y guardar para cuando llegue la ocasión (y una de las grandes ventajas de trabajar rodeada de extranjeros…).

Causa, chupe, anticuchos, tiraditos, chifa, rocoto…toda una jerga que me complica leer las cartas de estos restaurantes, pero que cada vez me gustan más! Así que qué mejor ocasión huir de nuestro frio para disfrutar de su buen tiempo? Cocina aparte, también me han hablado fenomenal de todos sus lugares a visitar.

Vía Pinterest

* Y para rematar…un vestido con cuerpo de terciopelo de seda, manga larga, cerrado por delante y algo escotado por detrás. Con una falda adamascada y con mucho cuerpo  y botonería de espalda y puños forrados en esa misma tela. Ví este vestido en un atelier hace varias semanas y no consigo quitármelo de la cabeza…una pena no tener fotos ni poder contar dónde lo ví…

Anuncios