Etiquetas

, , ,

Llevo queriendo escribir este post desde septiembre, anticipando el momento en que las novias de 2013 empezaran a buscar fotógrafo, así que pido disculpas por el retraso pero no puedo dejar de compartir con todas vosotras los consejos que llevo tiempo repitiendo a amigas y lectoras por si aún estáis a tiempo de tenerlos en cuenta en vuestra elección o, en caso de haberla tomado ya, os ayuden a evitar sorpresas.

Son todos 100% personales y basados en mi experiencia y la de amigas, así que espero que los valoréis como tal y me encantará escuchar los vuestros para compartirlos también. No hay nada más valioso que la experiencia de una novia.

lomo

Si bien las típicas preguntas que recibo giran en torno a “qué fotógrafos me recomiendas?” o “he consultado a TAL y CUAL (que en el 99% de los casos son los típicos que están todo el día en blogs y revistas de novias) y me parecen muy caros, qué opinas? conoces a alguno más barato?“, acabo llevándome la conversación a mi terreno e intento transmitirles lo que de verdad creo que han de tener en cuenta en la elección para que luego sean ellos los que decidan (que los gustos son muy personales y no han de prevalecer los míos).

Así que aquí os dejo mi discurso habitual y ya me diréis si lo compartís! 😉 Y añado en azul los que habéis ido compartiendo las lectoras y suscribo al 100%

  1. Conoce en persona a los fotógrafos, pues por mucho que te gusten las fotos que hayas visto o tus amigos te hayan hablado fenomenal, es importantísimo que haya química y os sintáis cómodos con ellos.
  2. Pregunta qué fotógrafos serán los que asistan a tu boda y, a ser posible, que quede especificado por contrato (e incluso tantea la opción de indemnización en caso de cambio). De nada vale un estudio con mucho nombre si luego tiran de ayudantes o fotógrafos de agencia en función de la demanda de bodas que tienen. Muchos de esos famosos TAL y CUAL trabajan bajo este esquema y, como mucho, te cobran un plus si quieres que vaya el fotógrafo que da nombre al estudio (cuando lo relevante no es tanto el dinero como el sin sentido de contratar a alguien del que no tienes referencias sobre su trabajo)
  3. Cuidado con los fotógrafos que no se suelen dedicar a bodas. Seguramente hagan fotos estupendas en sus sectores, pero en una boda es clave entender bien cada momento y saber captar los sentimientos de los novios. Un buen fotógrafo de bodas HA DE AMAR las bodas, y creedme que los que suelen estar fuera de este sector tienden a infravalorarlas y ver sólo el dinero fácil. Por no hablar del riesgo de dejarlas en mano de ese tio o amigo al que le encanta la fotografía: no le digas que no pero que no sean las únicas.
  4. Sospecha de los fotógrafos que entregan muchas fotos en blanco y negro. Si, suelen ser muy resultonas, pero tienden a enmascarar malas fotos en color. Además, una foto en color siempre puedes pasarla tú a blanco y negro, pero no al revés.
  5. Compara los formatos, montajes y acabados de los álbumes para poner el precio final en igualdad de condiciones. No vale lo mismo hacer un álbum tradicional que uno digital, ni unas tapas negras plastificadas que poder elegir entre un catálogo de telas. Y hay formatos que pueden dar más juego en el montaje que otros. Al final elegirás lo que más te guste en conjunto, pero al menos primero mira y compara los álbumes. No te quedes sólo en las fotos.
  6. Pregunta siempre el número de fotos que te van a entregar en alta definición y si están previamente tratadas/retocadas. He visto de todo en este sentido y cobrando el mismo precio final. Y aunque generalmente todos suelen decir que las entregan retocadas, sospecha de los que entregan pocas (200-300) o muchas (2.000). Creo que 600-800 retocadas es una buena media en una boda convencional, pues aunque te vuelves loco en la selección, con el paso del tiempo sueles redescubrir fotos maravillosas.
  7. Intenta ver un CD entregado a otros novios, no sólo el álbum. Puede resultar un tufarro tragarse 600 fotos de otros, pero te permitirá valorar el trabajo completo por el que estás pagando e identificar recursos fáciles como: excesivas fotos de invitados, excesivas fotos prácticamente iguales, falta de retoques de luz y color, pocas o excesivas fotos de los novios, excesivas fotos de grupo…No olvides que el fotógrafo te está enseñando sus mejores álbumes, así que ver un CD completo es clave.
  8. Aclara bien qué incluye el precio que te cobran. Hay cosas obvias como “casa del novio SI o NO”, “casa de la novia SI o NO”…pero otras que suelen quedar más en el aire y que luego juegan malas pasadas, como por ejemplo el tiempo exacto que estarán en el baile (sospecha de los que dicen “nos quedamos hasta que haya ambiente”) o los costes adicionales si se encuentran un photocall (muchos quieren cobrar un plus por hacer fotos a los invitados aunque eso no les suponga quedarse más tiempo). Sospecha también de los que se ofrecen a visitar con vosotros el lugar de celebración antes de la boda para coger ideas (y de paso haceros alguna foto ese día…qué enrollado!), seguramente te lo están incluyendo en el precio y puedas negociarlo si no lo consideras necesario.
  9. La peligrosa línea entre lo divertido y lo posado. Seguramente te encanten esas fotos con mucho rollo que diferencian a algunos fotógrafos y te gustaría tenerlas tú también. Si es así, es importante que tengáis claro si os sentís cómodos posando, pues hay fotógrafos que sin caer en los típicos posados pereza, basan el rollo de sus fotos artísticas en situaciones algo preparadas.
  10. Vídeo sí, pero valora opciones por separado. Es habitual que los estudios de fotografía ofrezcan un pack de fotos + vídeo y, salvo contadas excepciones, no suelen ser especialistas en ambas cosas o simplemente se asocian con gente que hace vídeo a cambio de comisión. Si te gusta el vídeo que ofrecen, adelante, pero no descartes buscar especialistas en vídeo por separado, pues hoy en día hay opciones realmente increíbles. Y como no me canso de repetirlo, te recomiendo que leas este post en el que hablaba del tema.
  11. Asegúrate que ves fotos en interiores y de noche, pues de día y al aire libre suele ser más fácil conseguir buenas fotos (by Alice).
  12. Pregunta qué equipo llevan los fotógrafos a la boda, es decir, número de cámaras, tarjetas, flashes, parasoles, luces de modelado…Solemos confiar en que llevarán lo que deban, pero no sólo segmenta a los verdaderos profesionales, sino que nos evita encontrarnos con desagradables sorpresas en la boda. El material se estropea, así que asegúrate de que van bien equipados (by Mercedes)

Quizá me he puesto muy purista con algunos temas, pero me duele ver como uno de los aspectos más bonitos de una boda acaba en decepción en un porcentaje altísimo de los casos, en muchos de ellos por no haber tenido en cuenta estos pequeños detalles que yo he ido aprendiendo con el tiempo. No obstante, la fotografía es TAN personal y las expectativas de cada pareja TAN diferentes, que no debéis agobiaros si vuestra decisión no cumple al 100% mis consejos, pues nunca hay una decisión perfecta para todos.

Elige lo que de verdad te guste y si no lo encuentras NO TE AGOBIES Y SIGUE BUSCANDO!!! Es importantísimo estar seguro de la decisión.

Dicho lo cual, espero que os sirvan mis consejos y añado una última coletilla…recorta de otros lados, pero no confíes algo tan importante a alguien no profesional por ahorrar un dinerillo.

PD para fotógrafos: Espero que no os toméis a mal mis comentarios. Estoy segura de que tendréis mil argumentos para rebatirme los que no cumpláis y quizá en muchos casos tengáis razón, pero he tratado de resumir (de forma inevitablemente genérica), los fallos que he ido viendo en estos años 😉

PD para mis Reyes Magos: Quiero una Lomo!

Anuncios